sábado, 13 de mayo de 2017

Aves y...¿Volcanes?

¿Qué relación puede existir entre las aves y volcanes? Si alguno ha pensado en el Ave Fénix resurgiendo de sus cenizas, está muy equivocado. Aquí voy a hablaros de casos muy interesantes, en los que los volcanes afectan, de una manera u otra, a algunas aves.



Empezaremos con un ave muy rara. La Talégala polinésica (Megapodius pritchardii) es una especie de ave endémica de las selvas de la isla Niuafo'ou (norte de Tonga), que se encuentra en peligro de extinción.


Esta ave no podría sobrevivir sin los volcanes, ya que incuba sus huevos en el suelo calentado por el calor de los volcanes. Se piensa que algunos dinosaurios podrían haber hecho lo mismo, ya que se han encontrado huevos fosilizados en zonas que, hace millones de años, eran calentadas por la actividad volcánica.

Talégala polinésica (Megapodius pritchardii)

Seguiremos ahora con la Barnacla de Hawái (Branta sandvicensis), una especie endémica de las islas Hawái, que además es la oca más rara del mundo, ya que la caza y los depredadores introducidos, como  ratas, cerdos y gatos, redujeron la población a 30 aves en 1952, aunque, por suerte, ahora ha sido reintroducida con éxito gracias a la cría en cautiverio (aunque con ciertos problemas de endogamia).

Para poder vivir en los terrenos volcánicos que caracterizan a esas islas, sus patas están más acolchadas que cualquier otra especie de oca y cuenta con una membrana interdigital reducida, de este modo, puede desplazarse mejor por los terrenos accidentados de las llanuras volcánicas, y alejarse de zonas con más densidad de otras especies animales.

Barnacla de Hawái (Branta sandvicensis)

Y para acabar, hablaremos de los flamencos del Lago Natron, en Tanzania. Al borde del lago se sitúa el volcán Ol Doinyo Lengai, y debido a los depósitos de lava y cenizas, el lago se encuentra en un estado de salinidad en el que muy pocos organismos vivos pueden desarrollarse. Uno de estos organismos es la espirulina, un alga con pigmentos rojizos que provoca que las incrustaciones de sal se vean de dicho color cuando se observa el lago desde el aire.


Lago Natron en Tanzania, junto a la frontera de Kenya.

Esta alga es la principal fuente de alimentación para los 2,5 millones de  Flamencos enanos (Phoeniconaias minor) que allí residen entre los meses de agosto y octubre, dándoles la coloración rosácea que los caracteriza, permitiendo además, que el 75% de los pollos de flamenco enano del mundo, nazcan y se desarrollen en dicho paraje.

Flamencos enanos (Phoeniconaias minor)

Y llegados a este punto, me despido. ¡La de cosas interesantes que habéis aprendido hoy!

3 comentarios: